Bienvenido a Camaná Hermosa. Busca más abajo la tabla de contenido del blog para encontrar todos los artículos.
Si utiliza información del presente blog, le pedimos por favor citar la autoría de todos los textos, fotografías, artículos etc. impresos o digitalizados

Camaná Hermosa N° 14

Camaná Hermosa N° 14

viernes, 20 de febrero de 2015

La casona Gorriti

Aquí se nos fue bastante de Camaná


Por Milton Zevallos Vergara


La denominada Casona Gorriti era una de las últimas construcciones representativas de Camaná antigua. Construida con caña recubierta con barro, con fuertes estructuras y pisos de madera y el característico techo a dos aguas. Contaba también con dos balcones en su segunda planta, uno interior y otro exterior.
Ahora luce casi completamente destruida y se nos va bastante de Camaná por varios motivos.

Esta casona fue mandada a edificar a inicios de la década de 1930 por su primer propietario don Felipe A. Gutiérrez Pellegrini, quien fuera alcalde de la municipalidad provincial de Camaná entre 1929 y 1930.
En la siguiente fotografía podemos apreciar la casa al fondo, a mediados de la década de 1930. Aún no había sido construido el hotel de Turistas.


Delante de la casa había originalmente un jardín rodeado de una verja, que fue retirado posteriormente con la apertura de la carretera Panamericana, pues en sus inicios solo transcurría por allí un estrecho camino para cabalgaduras y escasos vehículos.

Es ese el motivo de su todavía incomoda ubicación.


En la década de 1940 vivó allí con sus padres y hermanos la camaneja Madeleine Hartog Bell, quien se coronó Miss Perú 1966 y Miss Mundo 1967, trayendo este galardón por primera vez al Perú.

En la fotografía podemos apreciar a Madeleine delante de la casa donde vivió su infancia.


Posteriormente la casona fue adquirida por la familia Gorriti, quienes fueron los que la habitaron por mayor tiempo, adquiriendo por ello su denominación.

Fue así que el destacado futbolista camanejo Raúl Gorriti Drago, quien vistiera varias veces la camiseta del seleccionado nacional, se convertiría en otro de sus relevantes moradores.


En los últimos tiempos la casona Gorriti fue una de esas estructuras que había dejado de ser solo una bella edificación para convertirse en un rincón inherente y legendario de la ciudad que, prácticamente creció a su alrededor, sobre los árboles y cultivos que brotaban en torno a ella.


Ahora solo nos quedará el recuerdo y los sentimientos que varias generaciones han albergado en sus corazones. Nada más.









No hay comentarios:

Publicar un comentario